Nuggets de Ternera Charra con alioli de tomillo limonero

Esta es una receta para toda la familia, desde los más pequeños a los mayores la van a disfrutar, por su ternura y agradable sabor. Tiene dos piezas claves: la carne picada de Ternera Charra y un buen trozo de secreto de cerdo ibérico también picado. Lo bueno es que estos bocaditos se pueden tomar templados o incluso fríos, por lo que son ideales para dejarlos preparados a mediodía para degustarlos en las noches de verano sin más trabajo.

¿Te atreves a prepararlos?

carne picada Nuggets Ternera Charra

Ingredientes

• Masa de Nuggets:

• 400 gr de carne de Ternera Charra picada

• 200 gr de secreto ibérico picado

• 100 gr de queso semicurado rallado

• 50 gr de anacardos pulverizados

• Pimienta

• Sal

• 2 cucharadas de salsa perrins

• Media cebolla bien pochada

Romesco de piquillos:

• Un bote de pimientos del piquillo

• 1 cebolla

• 2 tomates

• 1 cabeza de ajos

• 20 almendras

• 10 avellanas

• 4 cucharadas de vinagre de jerez (al gusto)

• 1 rebanada de pan frito (del bueno)

• 125 ml de aceite de oliva virgen extra

nuggets de ternera charra

Elaboración de los Nuggets de Ternera Charra con alioli de tomillo limonero

Lo primero es mezclar en un bol todos los ingredientes y dejarla reposar durante 1 hora. Después vamos haciendo bolitas con las manos, las aplastamos y las pasamos por pan rallado. Reservamos hasta la hora de freír.

Por otro lado, mientras, tenemos en el horno los tomates, las cebollas y los ajos asándose unos 35 minutos a 180ºC. Introducimos los piquillos y dejamos hacerse 10 minutos más. Para hacer la salsa hay que triturar todos los ingredientes (menos el aceite de oliva virgen extra). Cuando tengamos una “crema fina”, vamos añadiendo el aceite de oliva virgen extra poco a poco y sin dejar de triturar, para emulsionar la salsa. Prueba un poquito, a ver si necesita más sal y si queremos le podemos poner un poco de picante o rebajar la acidez con una cucharada de azúcar.

Llega el momento de freír los nuggets en aceite de oliva virgen extra a temperatura media (tampoco muy alta, para que no se nos quemen por fuera y queden crudos por dentro). Al sacarlos conviene dejarlos sobre papel absorbente.

Los servimos con la salsa romesco.

Compartir