Apuesta por la Calidad Pedro Rivas, desde la carnicería hasta su casa o negocio

Los productos que ofrecemos en Carnicería Pedro Rivas son el resultado de una cuidada selección de materia prima, un proceso controlado de transformación y un eficaz sistema de distribución. La calidad como bandera, desde Carnicería Pedro Rivas hasta su casa o su negocio.

Así es, la calidad es nuestra principal preocupación y por eso ponemos toda la carne en el asador a la hora de sacar al mercado todos y cada uno de nuestros productos.

La experiencia de 5 generaciones trabajando en la industria cárnica es una garantía que aporta no solo un enorme conocimiento del sector sino también de los hábitos y preferencias de nuestro público, ya sea el consumidor final o los profesionales del canal Horeca.

En Carnicería Pedro Rivas ponemos a disposición del cliente las mejores carnes frescas de cerdo, vacuno y cordero, exquisitos jamones y embutidos ibéricos.

 Carniceria Pedro Rivas avenida de Italia

En nuestro haber figura la elaboración del magnífico Hornazo de Salamanca, con una receta tradicional, heredada de nuestros antepasados y utilizando el mejor lomo adobado de cerdo y diferentes embutidos como jamón y chorizo ibérico.

La distribución de la Marca de Garantía Ternera Charra es otro los emblemas que llevamos con orgullo. Este sello solo ampara carne fresca animales que han nacido, han crecido y han sido alimentados en la provincia de Salamanca y en algunos municipios limítrofes de Zamora y Ávila. La Marca de Garantía ofrece sobre todo garantías al consumidor, confianza en el cumplimiento de las normas vigentes y por encima de todo calidad certificada bajo el reglamento de Uso de la Marca de Garantía Ternera Charra.

La carne fresca que se comercializan con la MG Ternera Charra se clasifica, según peso y edad de los animales, en Ternera y Añojo.

La TERNERA, procede de animales menores de 12 meses y que ha estado con su madre al menos hasta los cinco meses, alimentados con leche materna y recursos naturales autóctonos. Cuando estos animales se sacrifican entre los 12 y los 24 meses ya estamos hablando de AÑOJO.

Compartir